InternacionalesSalud

Coronavirus en EE.UU: El devastador impacto del covid-19 entre los afroamericanos

Puede ser que el coronavirus no distinga color de piel ni origen étnico, pero los datos en Estados Unidos comienzan a mostrar que hay un sector de la sociedad que está sufriendo un impacto mayor por la pandemia.
“Muchos estadounidenses negros están en mayor riesgo ante el covid-19”, dijo el cirujano general de EE.UU., Jerome Adams, uno de los portavoces del gobierno en temas de salud pública en entrevista con CBS.

En otras partes del país el panorama también es nefasto. En el estado de Michigan, los afroamericanos conforman solo el 14{3ff13aebe241d80a0f7dbd2f56b77d3811ac54c5405045bb6f635e033c46b244} de la población, pero acumulan el 33{3ff13aebe241d80a0f7dbd2f56b77d3811ac54c5405045bb6f635e033c46b244} de los casos reportados de covid-19 y el 41{3ff13aebe241d80a0f7dbd2f56b77d3811ac54c5405045bb6f635e033c46b244} de las muertes, según datos de las autoridades sanitarias del estado.
En el estado de Lusiana, en el sur del país, cerca del 40{3ff13aebe241d80a0f7dbd2f56b77d3811ac54c5405045bb6f635e033c46b244} de las muertes por covid-19 han ocurrido en Nueva Orleans, donde la mayoría de los habitantes son de origen afro. Hasta el 8 de abril, esa ciudad había reportado 4.942 casos y 185 muertes.

La ciudad de Milwaukee, en Wisconsin, es una de las más segregadas del país.
Ahí, hasta el viernes 3 de abril se habían registrado cerca de mil casos de covid-19, casi la mitad de ellos eran afroamericanos, aunque solo son el 26{3ff13aebe241d80a0f7dbd2f56b77d3811ac54c5405045bb6f635e033c46b244} de la población de la ciudad, según un estudio de ProPublica.
De las 27 muertes que se habían reportado, 21 fueron de personas afro.

¿A qué se debe?

Autoridades y expertos coinciden en que los afro están en peores condiciones de salud que otros sectores de la población para hacer frente al contagio de la enfermedad.
En Estados Unidos hay una “exacerbación de la disparidad de salud”, como lo llamó en rueda de prensa Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU., quien ha liderado la batalla contra el coronavirus en ese país.

“Siempre hemos sabido que enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la obesidad y el asma afectan de manera desproporcionada a las poblaciones minoritarias, particularmente los afroamericanos”.
Fauci agregó que esas condiciones previas “conducen a un mal desenlace” al momento en que una persona deba enfrentarse al covid-19.
Varias de esas condiciones previas, según los expertos, están relacionadas con que la población afro históricamente ha tenido menos acceso a los servicios de salud.

No es una condición genética lo que hace a los afroamericanos más vulnerables ante el virus, sino una serie de factores sociales que los ponen en desventaja.
“En EE.UU. tenemos un historial de segregación y falta de inversión en las comunidades afroamericanas”, le dice a BBC Mundo Steven Alvarado, profesor en el Departamento de Sociología en la Universidad de Cornell y especialista en inequidad en asuntos de salud.
“Eso no es algo nuevo, lo nuevo es que una pandemia está chocando con esa historia”.

Tyan Parker Dominguez, profesora de trabajo social en la Universidad del Sur de California y experta en temas de racismo y salud, comparte esa visión.
“No es una coincidencia que la salud de la población sea un espejo de las inequidades sociales”, dice Parker Dominguez.
Para Amitabh Chandra, director de investigaciones de políticas de salud en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard, además de las condiciones de salud hay otros tres factores que ayudan a explicar por qué la población afro en EE.UU. es más vulnerable ante el coronavirus:

Tienen menos seguros de salud respecto a otros sectores de la población

Tienen menos ingresos y menos ahorros

Son parte de una población que sigue trabajando en las calles durante la pandemia, como policías, empleados de aeropuertos, bodegueros, domiciliarios, etc

“Son parte de la población que sigue haciendo el trabajo duro, mientras los demás nos quedamos en casa”, le dice Chandra a BBC Mundo.

El experto también menciona el riesgo de la pandemia en las cárceles, dónde los afroamericanos tienen cinco veces más posibilidades de ir a prisión que las personas blancas, según datos de The Sentencing Project.

Falta información

Los datos sobre cómo la población afro se ve más afectada por el coronavirus tan solo están empezando a surgir.
“La gran pregunta es la calidad de los datos”, dice Parker Dominguez.
“Entender quiénes son los grupos de mayor riesgo, sectores de la sociedad que se están viendo desproporcionadamente afectados, debería ser información crucial para sustentar nuestras decisiones acerca de cómo distribuir los recursos limitados que tenemos para combatir la pandemia”, dice Parker Dominguez.

“Si no hay datos, se multiplica el problema”, dice Alvarado, pero afirma que investigaciones previas ya mostraban que algo así sucedería.
Chandra, está de acuerdo en que “más datos siempre es mejor”, pero añade que la falta de información no debe ser una razón para no tomar medidas.
“No necesitas una gran cantidad de datos para darte cuenta de lo que ocurre, lo puedes ver con tus ojos”, dice Chandra.
“Darles seguros a la gente, darles beneficios de desempleo, cupones de alimento, dinero, liberarlos de las prisiones, todas esas son cosas que se pueden hacer sin los datos”.

Latinos en riesgo

Alvarado cree que la situación que se comienza a develar con los afroamericanos, también puede ser similar a la que pueden estar enfrentándose los latinos en EE.UU.
En la ciudad de Nueva York, por ejemplo, las cifras muestran que el 34{3ff13aebe241d80a0f7dbd2f56b77d3811ac54c5405045bb6f635e033c46b244} de las muertes son de hispanos, un porcentaje incluso más alto que los afroamericanos.

“Todo hace parte de una cadena histórica que pone a los latinos y a los afroamericanos en mayor riesgo”, dice Alvarado.
“Hay muchos latinos trabajando en las siembras, manejando buses, trabajando en los supermercados, el riesgo que enfrentan en sus barrios se multiplica con el riesgo que enfrentan en sus trabajos”, dice el sociólogo.
Parker Dominguez añade la situación de los migrantes indocumentados.
“Son personas que por miedo no acuden a los servicios de salud y por lo tanto no quedan registradas” dice.
“Les preocupa cómo los van a tratar o ponerse en riesgo de que los detengan, son miedos legítimos que tienen”.
“Cualquier población vulnerable se puede ver desproporcionalmente afectada por el covid-19”, concluye Parker Dominguez.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido

Mientras se aguarda el anuncio oficial de que la cuarentena se extenderá como mínimo hasta el 23 de abril, dependiendo de como avance la pandemia de coronavirus en la Argentina, es un hecho que el regreso a clases es aún más lejano. Sin embargo el ministro de Educación, Nicolás Trotta, afirmó que “este año no está perdido”.

“Hay una posición clara del gobierno y del Presidente que es priorizar el cuidado de la salud, no tenemos la certeza de cuándo se podrá volver a las escuelas”, expresó en diálogo con TN. El titular de la cartera educativa resaltó “el enorme compromiso” de docentes, estudiantes y las familias que hacen posible que se mantenga el trabajo a distancia en el sector. En este contexto, agregó que “no es momento de definir cuándo volver, no es una decisión educativa sino epidemiológica. Estamos a la espera no solo de cómo se comporta la pandemia en la Argentina para que se tome la decisión de volver a las clases”.

Con respecto a cómo continuará el ciclo lectivo, Trotta garantizó que “el año no está perdido”. “Hay que analizar la trayectoria educativa de cada estudiante, son 14 años de educación obligatoria, desde la sala de cuatro hasta que se termina el secundario. Luego de evaluar el impacto del trabajo de los maestros a la distancia, en una Argentina desigual con respecto al acceso a la tecnología, tomaremos la decisión de cómo debe ser el calendario escolar, cómo intensificar los procesos de enseñanza y aprendizaje, y aquellos saberes que no logremos garantizar en este año los seguiremos trabajando en el 2021 poniendo el foco en aquellos estudiantes que están terminando un nivel, ya sea terminando el primario o el secundario que les permita proyectarse hacia el nivel posterior”, detalló

Para garantizar el retorno físico a las escuelas, Nicolás Trotta explicó que “vamos a necesitar un respiro cuando logremos superar este momento tan difícil”. “Al momento de tomar una decisión vamos a tener que evaluar los aspectos educativos y el respiro que necesite la sociedad para poder lograr recomponer la sociedad luego de estos momentos”.

El ministro de Educación se refirió también a las cuotas de los colegios privados. En ese sentido, declaró que “no hay margen para el abuso, tiene que haber un esquema de solidaridad constante. El compromiso para que todas las familias que estén viviendo una situación de incertidumbre económica implica que estas instituciones difieran los pagos sin intereses hasta que puedan recomponer el ingreso y que esto no implique ningún conflicto”, explicó y agregó que en el caso de familias “cuyos ingresos no se hayan visto afectados, les pedimos que paguen la cuota. Eso permite garantizar el salario a los docentes que están trabajando a la distancia y también para el compromiso de las instituciones educativas que desplieguen todas estas políticas para acompañar a las familias que hoy no pueden garantizar su ingreso. La solidaridad es una obligación de toda la sociedad argentina en estos momentos”, enfatizó.

Consultado sobre la posibilidad de modificar el horario escolar, declaró que “el desafío que tenemos es que no haya aglutinamiento de personas, quizás tener en cuenta distintos horarios y ver cómo avanza la pandemia”, adelantó.

(Fuente: BBC)

Comment here