Policiales

Empresario denunció que hurtaron más de $2 millones de su gasolinera

Un reconocido empresario de la localidad de San Javier, propietario de una estación de servicios de dicha localidad ubicada sobre la ruta provincial 4, denunció ayer por la mañana en la comisaría local que desconocidos ingresaron al interior de una de las oficinas de su negocio y hurtaron cerca de 2.300.000 pesos en efectivo que estaban guardados en dos cajas de seguridad.

El ilícito tuvo como principal perjudicado a Marciano M. (63), vecino del barrio El Cerro, de San Javier, y dueño del surtidor de combustibles Vía Marte SRL. Si bien en un primer momento fue Ezequiel (27), hijo del empresario, quien dio a conocer a la Policía el millonario hurto debido que fue uno de los primeros en llegar al lugar, el propio Marciano M. amplió más tarde lo sucedido en sede policial, donde además dio detalles en relación a la cantidad de dinero sustraído en el lugar.
Sobre esto último, trascendió por fuentes vinculadas a la pesquisa que el empresario precisó ante los uniformados que dentro de las cajas había una importante suma de dinero en efectivo, entre pesos y dólares.

Por otra parte, manifestó que sólo en lo que respecta a la divisa estadounidense había 26.300 dólares, lo que al cálculo actual en pesos representa casi 2.000.000 de pesos. Y además, en moneda local se estima que el monto sustraído rondaría los 300.000 pesos.

Por otro lado, de acuerdo a los datos revelados por un medio provincial en base a fuentes policiales que
intervinieron en el caso se cree que el hurto se produjo entre las 22.30 del miércoles y las 8.30 de ayer, cuando los empleados y el propio Ezequiel arribaban a las oficinas para las tareas administrativas diarias.
Según los testimonios aportados por el comerciante, quienes se apoderaron del dinero no ejercieron violencia en ninguna de las puertas de acceso y sí en las cajas de seguridad metálicas ubicadas en una oficinas del primer piso del predio de la gasolinera.

Una de las sospechas de los investigadores es que los responsables pudieron haber ingresado a la oficina a partir de una de las ventanas, aunque personal de la división Criminalística de la Policía realizaba ayer distintos peritajes para avanzar en el caso.

Además, ayer por la tarde estaba previsto que se concretaran varios allanamientos en distintos puntos de la localidad, siguiendo algunas líneas investigativas que manejaban los pesquisas en torno a posibles sospechosos en el hecho (ver Allanamientos…).

Un medio provincial se comunicó
con allegados a la familia damnificada para dialogar sobre lo sucedido, aunque desde dicho entorno prefirieron no dar declaraciones sobre lo ocurrido con la intención de no entorpecer la investigación.

Violento antecedente

En 2008 y bajo la administración de otro propietario en la misma gasolinera, un grupo de delincuentes concretó un violento golpe comando en la misma estación de servicios. En dicha oportunidad, y tras amenazar con armas largas y encerrar a los dueños y a tres empleados en una habitación, los desconocidos escaparon del lugar con 50.000 pesos en efectivo.

El golpe delictivo se concretó durante la mañana del miércoles 20 de agosto cuando cuatro malvivientes armados arribaron al predio de por aquel entonces gasolinera Top Center, cerca de las 6.20.

La Policía local tomó intervención una hora más tarde cuando uno de los empleados se deshizo de sus ataduras. Incluso Sebastián Carratini, dueño de la firma, narró a los uniformados lo sucedido minutos antes.

Los investigadores comentaron que en aquel momento los asaltantes no dejaron ningún detalle librado al azar y planificaron minuciosamente el golpe. Por eso, cuando el primer delincuente ingresó al sector de compras, encañonó al empleado con una pistola de grueso calibre e inmediatamente lo obligó a desviar la lente de la cámara de seguridad que filmaba quién entraba y salía del lugar.

Una de las versiones del hecho indicó que el hombre que entró en primer término al negocio habría actuado con el rostro cubierto por un pasamontañas. Cuando este enmascarado tuvo la situación controlada, recién ingresaron los otros tres cómplices.
En cuestión de segundos, y sin bajar las armas, los criminales coparon la estación de combustibles. En ese contexto, sin clientes ni curiosos a la vista, las víctimas fueron obligadas a caminar hasta las oficinas de administración de la empresa.

En ese lugar, los maleantes requisaron cada rincón del comercio y hallaron la suma de 50 mil pesos en efectivo. Posteriormente, ataron de manos a los trabajadores y los encerraron en uno de los baños del sector.

Con el camino liberado, el cuarteto de malvivientes se dio a la fuga a las corridas. En la parte posterior de la gasolinera los esperaba un vehículo, cuyo conductor aceleró a fondo para desaparecer sin dejar rastros.

(Fuente: E.T)

Comment here