Provinciales

Estudiantes de la EPET N°39 de El Soberbio construyen un respirador mecánico de bajo costo

En la localidad de El Soberbio, estudiantes de los últimos años de la EPET N°39, trabajan en la construcción de un respirador mecánico de bajo costo. Sensibilizados por la situación epidemiológica que atraviesa toda la población, han decidido transformar su proyecto final en un prototipo que colabore con el sistema de salud público y pueda ayudar a salvar vidas.

Se trata de los alumnos de la orientación electromecánica Adrián Milbrandt, Mauricio Vargas de Almeida del quinto año y Micaela Savanco que cursa el último año en la institución.

El prototipo es un proyecto que fue ideado inicialmente por los estudiantes como parte de su trabajo final, pero que decidieron, junto a docentes de la institución, acelerar el emplazamiento del mismo. “Empezamos ideando planos, hicimos los ensayos correspondientes por computadora y al ver que funcionaba, decidimos adelantar el trabajo y empezar la construcción del mismo, para poner a disposición de Salud Pública”, señaló Sergio Vallejo, director de la institución y docente a cargo del proyecto.

Para costear el prototipo tuvieron que recurrir a la comunidad, debido a que se utilizan insumos electrónicos que deben comprar de Buenos Aires y Santa Fe. Vallejos cuenta que un funcionario provincial que decidió mantenerse en el anonimato donó parte del dinero y el resto consiguieron con la colaboración de comercios y vecinos de la zona. “Aunque se deban comprar estos insumos, el valor total del prototipo apenas supera los 20 mil pesos”, indicó Vallejos. Una alternativa económica, teniendo en cuenta los costos de un respirador mecánico industrial.

El trabajo empezó de manera lenta, debido a que tuvieron que coordinar las tareas por mensajes de Whatsapp y videollamadas. Una vez que consiguieron el financiamiento para poner en marcha la construcción del prototipo, iniciaron con la construcción de la parte mecánica del respirador, mientras esperan la llegada de los insumos electrónicos que tuvieron que pedir a otras provincias. Para esto, los tres chicos tuvieron que solicitar permisos y, con los cuidados correspondientes, empezaron a convivir mientras trabajan en el proyecto. “Solicitamos permiso a las autoridades para y con la guía de los docentes de mecánica, el de electrónica y conmigo, empezaron a trabajar”, señaló Vallejos. “Algunos elementos ya los conseguimos por acá, otros cuestan un poco más y tratamos de trabajar lo más dinámico posible, realizando consultas por Whatsapp, videollamadas; todo esto hace que se demore un poco más, pero estamos avanzando”, indicó.

El objetivo es, una vez terminado el prototipo, ponerlo a disposición de Salud Pública, como máquina de respaldo. “Lo ideal sería que no haga falta”, reflexionó el docente. Si desde la cartera sanitaria consideran que el prototipo es funcional para las demandas del momento, ajustarán lo que sea necesario y continuarán con la construcción de más prototipos.

Un plan de emergencia

Aunque el prototipo haya surgido en su institución, consideran que es una herramienta que debe ser conocida por todas aquellas instituciones técnicas que tengan la posibilidad de construir respiradores mecánicos.

«Los chicos de la Epet N° 16 de dos de mayo con una profe ya se comunicaron y se pusieron a disposición para colaborar en el prototipo” comentó Vallejos.

También agregó que es un plan de emergencia económico, debido a que cada prototipo tiene un costo promedio de 20 mil pesos y que cualquier escuela técnica de la provincia está en condiciones de construirla.Según Vallejos, el proyecto será publicado por todos los canales posibles, para que sea posible su construcción. “Este proyecto tiene fines comunitarios y solidarios”, finalizó.

(Fuente: Económis)

Comment here