Policiales

Exhibieron pornografía infantil tras engañar a estudiantes secundarios

A partir de una denuncia presentada por la madre de un alumno de un reconocido instituto privado de Ruiz de Montoya ante la Policía, el Juzgado de Instrucción Uno de Puerto Rico se encuentra desde hace casi dos semanas tras los pasos de un grupo de desconocidos que, tras hacerse pasar por adolescentes, ingresaron a un grupo de WhatsApp de estudiantes de segundo año para exhibir pornografía infantil.

De acuerdo a las fuentes consultadas por este matutino, la presentación policial que luego ingresó a la fiscalía de Puerto Rico fue realizada el lunes 27 de abril por la progenitora de un estudiante del Instituto de Formación Agropecuaria Línea Cuchilla.
Según lo que describió la mujer ante los uniformados, la noche anterior tres personas que se hicieron pasar por adolescentes ingresaron bajo engaños al grupo de WhatsApp que su hijo comparte con compañeros de segundo año y enviaron una gran cantidad de fotos y videos en los que se veía a menores siendo abusados por adultos.
Y, además de las imágenes de sexo explícito, también se compartieron videos de secuencias violentas y otros contenidos de alto voltaje.
Las fuentes añadieron que es la primera vez que sucede este tipo de denuncia en la localidad y que los estudiantes que recibieron el material tienen entre 14 y 15 años. El grupo está conformado por cerca de 15 estudiantes del citado establecimiento educativo.

Pesquisas
Una vez que el magistrado Manuel Balanda Gómez, titular del Juzgado de Instrucción Uno de Puerto Rico, tomó conocimiento del caso requirió de inmediato la colaboración de integrantes de la Dirección Cibercrimen de la Policía de Misiones a los fines de ubicar desde qué aparatos telefónicos y desde qué sitios del país fueron enviados los mensajes.
A partir de las primeras averiguaciones realizadas tras la denuncia, se pudo determinar que los delincuentes, previo al ingreso al chat, habrían mantenido contacto a través de alguna otra red social con uno de los chicos.
Se cree que una vez ganada la confianza del menor bajo engaños, lograron que éste los invitara a formar parte del citado grupo ese domingo por la noche.
Sobre la modalidad utilizada se supo que a partir del uso de distintos seudónimos los desconocidos buscaron desde un principio generar empatía en los estudiantes.
Más allá de la objeción en un principio de algunos de los adolescentes, éstos iniciaron una rápida conversación con varios de los que estaban en línea en ese momento, lo que despertó la indiferencia de algunos y la atención de otros tantos.
Se cree que durante cuatro horas estas personas interactuaron con los adolescentes hasta que uno de los administradores decidió eliminarlos a partir de la violencia y lo desagradable de varios de los videos expuestos.
Por el momento se sabe los números telefónicos utilizados tienen características de otras provincias, aunque no se descarta que la organización que está detrás de estas maniobras pueda encontrarse fuera de la Argentina y utilice chips con números de distintos puntos del país.

(Fuente: E.T)

Comment here