Policiales

Misionero fue detenido por un brutal crimen en Corrientes

Un joven misionero de 20 años permanece detenido en Corrientes, acusado de asesinar brutalmente a un compañero de trabajo, informaron medios de esa provincia. El hecho ocurrió en la localidad de Concepción, a unos 300 kilómetros de Posadas, y los pesquisas creen que se trató de una pelea por una deuda. Según se detalló, el acusado es Emanuel Torales -al parecer oriundo Puerto Iguazú- quien trabajaba en una empresa forestal en la vecina provincia. La víctima, en tanto, fue identificada como Isaías Sosa Segovia, joven de 22 años de nacionalidad paraguaya, que apareció asesinado en un estero.

La investigación se inició luego de que el encargado de la empresa de la Cuarta Sección de Concepción del Yaguareté Corá realizó una denuncia por la desaparición de Segovia, que vivía en el lugar, el jueves 12 de marzo. Rápidamente se iniciaron las labores correspondientes, que señalaron a su compañero de trabajo misionero.

Los pesquisas determinaron que previo a su desaparición Segovia había tenido una pelea con el acusado. La hipótesis que es que esa reyerta había sido provocada por una deuda de dinero, aunque la Justicia deberá confirmar o corroborar estos datos con el avance de la instrucción. Con la lupa sobre su persona, Torales fue detenido el sábado y permanece incomunicado en la comisaría local a la espera de definiciones de la Justicia. Por el momento se lo acusa de homicidio simple, delito por el cual podría recibir hasta 25 años de prisión en caso de ser considerado culpable.

En la celda el sujeto habría confesado el crimen. “To­ra­les con­tó que man­tu­vie­ron una pe­lea y que con un ma­che­te lo ma­tó y arro­jó en unos es­te­ros del pa­ra­je San Jo­sé”, le dijo al Diario Época una voz oficial. Con estos datos, se montó un amplio rastrillaje en la zona señalada. De esta forma, el domingo por la mañana, cerca de las 10.30, efectivos policiales y Bomberos Voluntarios lograron ubicar el cuerpo en una zona acuática oculto por varios camalotes. El cadáver estaba envuelto en una frazada y atado con una soga, tapado por unos yuyos en un bañado.

Los restos de Segovia fueron extraídos del lugar en un avanzado estado de putrefacción, por lo que se ordenó el traslada a la morgue. Luego la correspondiente autopsia confirmó que se trató de una muerte violenta, al parecer por un ataque a machetazos.

Se cree que luego de cometer el crimen y descartar el cuerpo el presunto homicida volvió a su lugar de trabajo y siguió con su rutina normalmente, como si nada hubiera pasado. Por otro lado, fuentes policiales consignaron a los medios locales que aún no fue hallada el arma homicida.

(Fuente: E.t)

Comment here