Policiales

Pedro Moscón acordó una pena de cuatro años de cárcel por doble homicidio

El ex tenista Pedro Moscón (49) acordó una pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo como responsable del doble homicidio de Norberto ‘Popito’ Viana (19) y Lucas Néstor (14), perpetrado el 27 de septiembre del 2014.

La pena, que deberá ser homologada por la jueza Correccional y de Menores de Oberá, Adriana Zajaczkowski, incluye las costas del proceso e inhabilitación para conducir cualquier tipo de vehículos por diez años.

Cumplido dicho paso, el imputado será trasladado a una dependencia del Servicio Penitenciario Provincial (SPP). El acta de conformidad fue suscripta por las partes el último miércoles. Participaron la fiscal subrogante Miriam Silke, el abogado de la querella Juan Szymczak y los defensores particulares Eduardo Patricio Mouesca y Jeremías Eduardo Mouesca.

El ex tenista reconoció la pena en juicio abreviado, por lo que evitó la exposición pública en un debate oral. Previamente, su defensa trató de declararlo inimputable, pero los profesionales del Cuerpo Médico Forense certificaron que el sujeto comprende la criminalidad de sus actos.

Moscón fue juzgado por amenazas reiteradas agravadas y desobediencia judicial y homicidio culposo agravado por haber sido dos las víctima fatales y por la conducción imprudente de vehículo. Dichos delitos contemplan una pena máxima de cinco años de prisión, por lo que la pena acordada implicó el beneficio de un año menos.

Múltiples causas

En paralelo al doble homicidio, en los últimos años Moscón afrontó una serie de denuncias por diversos delitos y pasó alrededor de dos años privado de su libertad, alternando lugares de internación y dependencias policiales y carcelarias. Dichos cargos fueron incluidos en el reciente acuerdo.

En tanto, a mediados octubre del año pasado fue detenido por lesionar y amenazar a su propia madre. Fuentes del caso mencionaron que el sujeto no logró sortear su adicción a las drogas y constituye un riesgo para sus padres, habida cuenta la avanzada edad de ambos.

El ex tenista ya había sido detenido a mediados de mayo del 2016, pero a los pocos días su defensa presentó un certificado médico indicando que requería asistencia para tratar su problema de adicción y fue derivado al hospital Samic.

Luego pasó a la Unidad Penal I de Loreto, pero al poco tiempo logró ser reubicado en una clínica local especializada en trastornos psiquiátricos, donde pasó los últimos meses con custodia policial.

En agosto del 2018 fue beneficiado con la excarcelación extraordinaria y recuperó la libertad.

Dos muertos

La tarde del 27 de septiembre el 2014, Moscón atropelló y mató con su coche a Viana y Néstor, quienes se movilizaban en una motocicleta. El día del siniestro el acusado conducía un Fiat Palio y el informe de Criminalística confirmó que cruzó de carril con doble línea amarilla para sobrepasar a un colectivo, tras lo cual impactó de frente con la moto en la que viajaban las víctimas.

El choque se produjo en inmediaciones al acceso de la Escuela 84, sobre Avenida de Los Inmigrantes de Oberá. Si bien el test de alcoholemia arrojó resultado negativo, los análisis de rigor determinaron que el ex tenista había consumido cocaína y psicofármacos, tal como consta en el expediente judicial.

En septiembre del 2015, el Tribunal Penal Uno resolvió a favor del pedido de juicio abreviado que planteó la defensa de Moscón por dos causas por hurto y privación ilegítima de la libertad calificada en concurso real, que pesaban en su contra desde hacía varios años. El imputado se declaró culpable de todos los cargos, recibió tres años de prisión en suspenso y evitó la cárcel.

El hecho más grave ocurrió en 2007, cuando su ex pareja lo denunció por intento de homicidio tras encerrarla y prender fuego el local donde tenía una ferretería, sobre calle 9 de Julio.

La denuncia fue radicada por una docente que entonces tenía 29 años y sufrió quemaduras de segundo grado en ambas piernas. El hecho de hurto ocurrió en 2011, ocasión en la que el ex tenista protagonizó un robo a mano armada en perjuicio de un comerciante de avenida Pincen, en Villa Svea.

El dolor de la hermana de Lucas Néstor

“Después de cinco años y medio, llega una símil justicia. Si, ‘símil’, porque este señor, Pedro Moscón, conducía en el carril contrario, a alta velocidad, en una curva (sí, doble línea amarilla), ‘de onda no más’, ya que no se estaba adelantando, y aunque así fuese, en ese lugar está prohibido. En el mismo momento, y por el carril correcto, viajaba mi hermanito, Lucas, no resistió el impacto, su amigo tampoco”, escribió Pamela Néstor, hermana de Lucas, en su perfil de Facebook.

Y agregó: “Este señor nos lo arrebató por simple ganas, porque siempre hizo lo que quiso, sus padres lo apañaron una y otra vez, incluso sus repetidos ataques de locura. De verdad, miles de veces lo dije, y me habrán escuchado decirlo, que sentía pena por él, porque de joven tuvo la oportunidad de salir de las drogas, de vivir una vida mejor, pero no tuvo apoyo, incluso su madre firmaba el alta voluntaria de los centros de rehabilitación para que el niño de mami vuelva a la casa. Pero hoy no puedo, intento, pero no, hoy me gustaría que se hubiesen puesto en nuestro lugar, en el de su familia, de sus amigos, una madre hecha pedazos, sus hermanos, que lo extrañamos cada día, cada cumpleaños, cada día del niño, aunque hoy ya hubiese alcanzado los 19. Qué sistema tan horrible, tan despiadado, tan cruel, le dieron una sentencia de cuatro años de cárcel, cuatro sí, y a Lucas no lo tendremos nunca más. Hoy siento que se burlan en nuestra cara, aunque me quiera convencer con el ‘algo es algo’. No fue un accidente de tránsito, fue un homicidio, doloso, porque aunque se disfrace con la excusa de que fue sin intención, él sabía las consecuencias que puede provocar el cruzar en doble línea, en una curva encima. Aun así lo hizo.

(Fuente: E.T)

Comment here