Provinciales

|Posadeños se recibieron de médicos a través de Zoom

Enzo Tibolla (25) y Andrea Maciel de Lima (25) son novios y ahora también colegas. La particularidad es que ambos rindieron su última materia de la carrera de Medicina a través de Zoom, una plataforma para videollamadas y reuniones virtuales.

El escenario es impensado pero real. Es que la cuarentena llevó a la educación a límites extremos y no solamente las clases continuaron de manera online sino también se dieron situaciones en que los alumnos pudieron recibirse, como en el caso de estos jóvenes posadeños quienes estudiaron en la Universidad Católica de las Misiones (Ucami) y representan la segunda camada de médicos de esa casa de estudios.“

A mí me habían quedado dos materias, las cuales tendría que haber rendido justamente en la semana que se inició la cuarentena, un lunes. Pero el viernes previo el gobierno provincial decretó la cuarentena, por ende se suspendió la mesa”, comenzó explicando Enzo.

En aquel momento, sin saber que el confinamiento social se prorrogaría, la fecha de examen se pospuso, siempre pensando que podrían rendir de manera presencial. “Cada vez que llegaba el plazo se suspendía, hasta que vieron que las clases y la toma de exámenes presenciales no se iba a poder llevar a cabo, entonces gestionaron rendir vía Zoom”, contó.Entonces supo que su examen -que estaba previsto para el lunes 18 de mayo- se iba a realizar bajo la modalidad de videollamada. “Te mandan el link ocho horas antes de la mesa y entras en una “sala de espera” hasta que el profesor o anfitrión de la sala te acepte, ahí ingresás. Rendí mi última materia el lunes, Ginecología, con Juan José Carmona que es el jefe de cátedra y jefe del servicio de Ginecología del Hospital Madariaga. Rendí en mi casa, sentado en un escritorio”, explicó asombrado

.Respecto de la sensación, compartió que “es extraña, rara, novedosa, pero hay que adaptarse a este momento sanitario”.Si bien confesó que hubiese preferido rendir de manera tradicional, el resultado fue positivo y terminó su carrera con un 8. “Fue medio pichado porque la idea es compartir y celebrar con amigos, tirar huevo, harina y festejar un poco pero de igual manera lo hicieron en mi casa, me cortaron el pelo, eso sí se mantuvo pero sólo con mi familia”, expresó.Enzo además es jugador de futsal y se destaca en los torneos de la Asociación Posadeña. En este marco, comentó que sigue entrenando en su casa. “Se extraña, pero soy consciente y entiendo que primero está la salud. Esperemos volver pronto”, cerró.

“Fue una experiencia inusual”

Andrea se recibió el viernes bajo la misma modalidad, con la diferencia de que su examen fue escrito. “En medio de la pandemia me tocó rendir mi última materia, fue una experiencia bastante inusual e innovadora, estoy muy agradecida por la oportunidad de haber podido seguir.

Fue diferente a lo que nosotros los estudiantes imaginamos, que es rodeado de afectos, abrazos, cariños y sorpresas”, sostuvo.En su caso -que rindió Toxicología- el examen consistió en analizar de manera escrita distintos casos clínicos que el docente proyectaba para luego pasarlos a un formato PFD y enviarlo por correo.

“Durante todo el examen, a pesar de que era de manera escrita, el celular te tenía que enfocar a vos, tu cara, tu escritorio y el espacio en donde realizabas el examen para que la docente pudiera evidenciar la transparencia de tu examen”, relató. Una vez cerrado este período, la docente a cargo debió corregir el material.

“Me tocó atravesar una tarde de mucha ansiedad porque ella también tiene una cátedra en otra universidad y tenía que cumplir horarios con otros finales, y después nos iba a poder corregir”.El resultado llegó en horas de la noche y con la noticia de que había aprobado. “Cuando me enteré la nota fue una sensación muy linda porque yo estaba rodeada de mi familia. El sábado se me ocurrió implementar algo nuevo, que fue hacer una videollamada con todos mis tíos que estan en otros lugares, y así me festejaron, con nieve y papelitos”.

Al igual que Enzo, Andrea opinó que le hubiese gustado rendir cara a cara con el docente, salir  del aula y que estén sus seres queridos esperando para abrazarla y felicitarla. “Pero gracias a las videoconferencias esa brecha se acorta un poco. Estoy muy agradecida con la dedicación y el compromiso de los docentes, muchos de ellos tuvieron que aprender y capacitarse para lograr que el examen sea para nosotros de la mejor manera”, dijo.

Finalmente, la recién graduada animó al resto de los estudiantes a no bajar los brazos aunque en este contexto todo cueste un poco más: “Atravesando esta situación nos damos cuenta de que se puede vía online, que las distancias se pueden acortar. Es una herramienta importante para la investigación, la ciencia, el ámbito académico, pero hay algo que no se puede reemplazar y es el afecto a través del contacto físico de tus seres queridos, por eso sería bueno que todos en este momento tomemos conciencia y tengamos en cuenta las medidas sanitarias para poder protegernos y cuando todo esto termine podamos volver a reunirnos y compartir juntos”. 

(Fuente : El Territorio)

Comment here