Economía

Semáforo fiscal 2020: luz verde en Misiones

No obstante que, tras las subas de impuestos y suspensión de bajas previstas para el año corriente, las provincias mejorarán sus ingresos en 2020, muy probablemente por arriba de la inflación del período, tendrán también restricciones, vinculadas principalmente con su situación fiscal de partida, y con los servicios de deuda que deban afrontar en 2020 (deuda que pesa mucho más tras las subas del dólar ocurridas en 2018 y 2019).

Respecto a la situación fiscal de partida, un estudio de la fundación Mediterránea, señala que conviene revisar lo que fue el resultado fiscal corriente de las provincias en 2019 (ingresos corrientes menos erogaciones corrientes), para lo cual existen datos oficiales del primer semestre.

Puede observarse que, en términos del gasto corriente que ejecutan, las provincias con mayor ahorro corriente fueron Santiago del Estero, San Luis, San Juan, Formosa, Misiones y CABA, mientras las de menor ahorro fueron Tucumán y La Rioja (ambos negativos), y luego Buenos Aires, Entre Ríos y Chubut.

Una provincia con mayor ahorro corriente tiene más chances de realizar una mayor inversión y/o afrontar sus obligaciones por deudas que vencen en el período. Por ende, a menor resultado corriente de inicio, mayores chances de complicaciones fiscales.

Otra restricción importante para las provincias en 2020 está dada por el peso de los servicios de la deuda que deben afrontar, como porción de sus ingresos corrientes. Al respecto, las situaciones más complicadas resultan las de Buenos Aires, CABA, Chubut, Jujuy y Río Negro.

Muy probablemente las provincias, al menos las más comprometidas, intentarán plegarse a la renegociación de la deuda que lleve a cabo el gobierno nacional. No obstante, en los últimos días funcionarios de este último negaron esa posibilidad, al presentarse la posibilidad que la provincia de Buenos Aires no pueda cancelar sus servicios de deuda este año.

Considerando ambas variables, pueden agruparse las provincias en un “semáforo fiscal” para 2020, en que se identifican con rojo las provincias más comprometidas, aquellas que presentaban menor ahorro corriente en 2019 y enfrentan mayor peso de los vencimientos de deuda en 2020 (Buenos Aires, Chaco, Chubut, Jujuy, Neuquén y Río Negro), así como en verde las provincias más aliviadas en 2020, por contar con alto ahorro corriente y menor peso de los servicios de deuda (Catamarca, Córdoba, Corrientes, Formosa, La Pampa, Misiones, San Juan, San Luis, Santiago del Estero).

Existen casos intermedios, en amarillo, como los de CABA, Mendoza y Tierra del Fuego, en que resultan pesados sus servicios de deuda, pero cuentan también con alto ahorro corriente para poder afrontar la deuda que vence. O provincias con bajo ahorro corriente, pero con servicios de deuda intermedios o relativamente bajos, como Entre Ríos, La Rioja, Salta, Santa Cruz, Santa Fe y Tucumán.

Puede observarse que, en términos del gasto corriente que ejecutan, las provincias con mayor ahorro corriente fueron Santiago del Estero, San Luis, San Juan, Formosa, Misiones y CABA, mientras las de menor ahorro fueron Tucumán y La Rioja (ambos negativos), y luego Buenos Aires, Entre Ríos y Chubut.

Una provincia con mayor ahorro corriente tiene más chances de realizar una mayor inversión y/o afrontar sus obligaciones por deudas que vencen en el período. Por ende, a menor resultado corriente de inicio, mayores chances de complicaciones fiscales.

Otra restricción importante para las provincias en 2020 está dada por el peso de los servicios de la deuda que deben afrontar, como porción de sus ingresos corrientes. Al respecto, las situaciones más complicadas resultan las de Buenos Aires, CABA, Chubut, Jujuy y Río Negro.

Muy probablemente las provincias, al menos las más comprometidas, intentarán plegarse a la renegociación de la deuda que lleve a cabo el gobierno nacional. No obstante, en los últimos días funcionarios de este último negaron esa posibilidad, al presentarse la posibilidad que la provincia de Buenos Aires no pueda cancelar sus servicios de deuda este año.

Considerando ambas variables, pueden agruparse las provincias en un “semáforo fiscal” para 2020, en que se identifican con rojo las provincias más comprometidas, aquellas que presentaban menor ahorro corriente en 2019 y enfrentan mayor peso de los vencimientos de deuda en 2020 (Buenos Aires, Chaco, Chubut, Jujuy, Neuquén y Río Negro), así como en verde las provincias más aliviadas en 2020, por contar con alto ahorro corriente y menor peso de los servicios de deuda (Catamarca, Córdoba, Corrientes, Formosa, La Pampa, Misiones, San Juan, San Luis, Santiago del Estero).

Existen casos intermedios, en amarillo, como los de CABA, Mendoza y Tierra del Fuego, en que resultan pesados sus servicios de deuda, pero cuentan también con alto ahorro corriente para poder afrontar la deuda que vence. O provincias con bajo ahorro corriente, pero con servicios de deuda intermedios o relativamente bajos, como Entre Ríos, La Rioja, Salta, Santa Cruz, Santa Fe y Tucumán.

Otra restricción importante para las provincias en 2020 está dada por el peso de los servicios de la deuda que deben afrontar, como porción de sus ingresos corrientes. Al respecto, las situaciones más complicadas resultan las de Buenos Aires, CABA, Chubut, Jujuy y Río Negro.

Muy probablemente las provincias, al menos las más comprometidas, intentarán plegarse a la renegociación de la deuda que lleve a cabo el gobierno nacional. No obstante, en los últimos días funcionarios de este último negaron esa posibilidad, al presentarse la posibilidad que la provincia de Buenos Aires no pueda cancelar sus servicios de deuda este año.

Considerando ambas variables, pueden agruparse las provincias en un “semáforo fiscal” para 2020, en que se identifican con rojo las provincias más comprometidas, aquellas que presentaban menor ahorro corriente en 2019 y enfrentan mayor peso de los vencimientos de deuda en 2020 (Buenos Aires, Chaco, Chubut, Jujuy, Neuquén y Río Negro), así como en verde las provincias más aliviadas en 2020, por contar con alto ahorro corriente y menor peso de los servicios de deuda (Catamarca, Córdoba, Corrientes, Formosa, La Pampa, Misiones, San Juan, San Luis, Santiago del Estero).

Existen casos intermedios, en amarillo, como los de CABA, Mendoza y Tierra del Fuego, en que resultan pesados sus servicios de deuda, pero cuentan también con alto ahorro corriente para poder afrontar la deuda que vence. O provincias con bajo ahorro corriente, pero con servicios de deuda intermedios o relativamente bajos, como Entre Ríos, La Rioja, Salta, Santa Cruz, Santa Fe y Tucumán.

(Fuente: Economis)

Comment here