Locales

Tras la muerte de dos turistas, colocarán carteles y barandas en el Salto Mariposa de Iguazú

Tras la muerte accidental de dos turistas en el Salto Mariposa, el Concejo Deliberante de Puerto Iguazú​ sancionó una ordenanza por la cual se solicita a la Municipalidad que coloque en el lugar un vallado y también carteles que adviertan a los visitantes sobre los riesgos que implica desandar el sendero que lleva hasta la cascada que está a unos 80 metros del Hito Tres Fronteras, donde confluyen los ríos Paraná e Iguazú.

La secretaria de Gobierno de la Municipalidad de las Ciudad de las Cataratas, Marcela González, aseguró que en el lugar se habían colocado carteles de advertencia “pero la gente los sacó”. La funcionaria dijo que los mismos vendedores que están ubicados en la zona del Hito fueron los que quitaron la señalética por considerar que espantaba a los visitantes. “Ahora se volvió a colocar y pido la colaboración de todos para que no los saquen”, dijo. Sobre la colocación de barandas, dijo que se hará “más adelante, para que el lugar quede más seguro” y que esa obra ya estaba bajo análisis de los arquitectos del municipio

Fue el concejal Domingo Martínez quien recorrió el Salto Mariposa y rápidamente elaboró un proyecto para exigir a la Municipalidad que tome las medidas necesarias para salvaguardar la integridad física de los turistas que deciden bajar hasta la costa del río Paraná para conocer la pequeña cascada, que tiene casi trece metros de altura

El proyecto del concejal oficialista fue aprobado por unanimidad en la última sesión del Concejo Deliberante pero hasta el momento sólo fueron colocados los carteles. Martínez explicó que el salto no está dentro de la oferta turística “oficial”, pero hace unos tres años comenzó a ser visitado en forma espontánea por los visitantes que recorrían el Hito Tres Fronteras y se enteraban a partir de los comentarios de los feriantes allí instalados.

“En el proyecto pido que coloquen vallas, algunos cordones de hierro para que los visitantes no tengan acceso al lugar de piedras porque es donde se producen las caídas. En ese lugar, si una persona pierde el equilibrio no tiene de dónde agarrarse y terminan cayendo”, sostuvo Martínez.

En los últimos tres meses fallecieron dos turistas a causas de caídas que sufrieron en la cascada, mientras que una mujer oriunda de Chaco tuvo mejor suerte, ya que sólo sufrió heridas leves.

La cascada, no muy caudalosa, se precipita desde unos trece metros de altura en medio de la selva y luego desemboca en el río Paraná. El predio pertenece al Estado, que en su momento lo cedió a la Provincia.

La decisión de dotar de medidas de seguridad al Salto Mariposa se tomó luego de la muerte de Yago Pablo Minervino, un profesor de educación física de Parque Patricios. El joven había llegado como mochilero a Puerto Iguazú y sufrió la fatal caída el domingo 16 de febrero. Minervino, que recorrió gran parte de América del Sur en bicicleta a lo largo de dos años, sufrió a causa de la caída fracturas de cadera y columna, además de un fuerte golpe en la cabeza. El herido fue auxiliado por Bomberos Voluntarios y trasladado en una lancha de Prefectura hasta el puerto, desde donde fue derivado al Hospital Samic. Pese al esfuerzo de los médicos, Yago falleció el pasado miércoles.

El noviembre del año pasado había sido un cordobés de 23 años el que sufrió lesiones graves, también a causa de una caída desde la parte superior del salto. Facundo de Lara murió apenas unas horas después en el Hospital de Puerto Iguazú.

(Fuente: Clarín)

Comment here